663 579 711 | 911 968 011 info@ibanos.com
Seleccionar página
El toallero eléctrico: la mejor opción para calentar tu baño
5 (100%) 1 vote

Un radiador – toallero es una opción estupenda para el baño. Este tipo de radiadores hacen la misma función que un radiador convencional y además mantienen las toallas a mano y calentitas para cuando salimos de la ducha.

¿Qué ventajas ofrece un toallero eléctrico?

Respecto a los radiadores convencionales son todo ventajas. Este tipo de radiadores no necesita instalación previa, por lo que no hay que hacer ningún tipo de obra. Sólo debemos colgarlo y disponer de un enchufe cerca para conectarlo y encenderlo.

Al ser fabricados en diferentes medidas son ideales tanto para baños grandes como pequeños.

Otra de las ventajas de los secatoallas eléctricos es que suelen calentarse muy rápido y es habitual que cuenten con un termostato para regular su intensidad y adaptarlo a nuestras necesidades.

Cuando elijamos nuestro toallero eléctrico es importante que calculemos la potencia necesaria para calentar el baño. Dependiendo de los metros cuadrados que tengamos elegiremos una potencia u otra para no pasar frío ni tampoco calor.

El calor que genera un radiador toallero es el mismo que el de un radiador convencional. Existe una fórmula general para calcular de forma sencilla que potencia es la que necesitamos.

Sabiendo lo que mide nuestro cuarto de baño, debemos multiplicar los m2 por 80 W y a la cifra que obtengamos le sumaremos un 30% para compensar el calor que absorben las toallas colgadas.

Al estar colgados en la pared son muy prácticos porque además de caldear el baño y la toalla no ocupan espacio y los podemos ubicar cerca de la ducha o bañera para acceder a ella sin complicaciones después de nuestra ducha o baño.

Es recomendable que el radiador tenga un de protección IP44, para que soporte bien los agentes externos como el polvo y la humedad.

Respecto al mantenimiento de estos radiadores es mínimo. Simplemente debemos limpiar la superficie con un paño y listo.

Por último y no menos importante estos radiadores también influyen en la estética del baño. Existen gran variedad de modelos, desde los más básicos en blanco o cromado hasta radiadores fabricados en acero inoxidable.

Los radiadores de acero inoxidable son muy duraderos y resistentes y soportan mejor la corrosión por lo que son ideales para el cuarto de baño.

Por último también existen otro tipo de radiadores, los radiadores decorativos tienen formas exclusivas y algunos son extraplanos. Ocupan el mínimo espacio y ofrecen el máximo diseño, además de su función principal, la funcionalidad.