663 579 711 | 911 968 011 info@ibanos.com
Seleccionar página
Puntúa esta noticia

¿Qué significa purgar un radiador?

La palabra purgar hace referencia a “eliminar de una cosa lo peligroso o dañino”. En el caso de los radiadores toallero el peligro que se puede generar es que se acumule el aire en el circuito de agua.

Este aire hará que el agua no circule libremente por todos los elementos del radiador de forma que no se calentará completamente. Además, hará que nuestro consumo de calefacción suba y por lo tanto también la factura.

¿Cómo sé si necesito purgar mi radiador secatoallas?

El síntoma más habitual y el que nos permite detectar si un radiador de baño debe ser purgado es que escuchemos ruidos extraños en el sistema, como si el agua se moviese e hirviese por dentro. No obstante, la forma más clara de saberlo es encender el radiador y tocar la parte superior del mismo, su está fría se necesita purgar.

Es recomendable que aunque no detectemos estos ruidos cada cierto periodo de tiempo, revisemos todos nuestros secatoallas y los purguemos.

Métodos para purgar el radiador toallero:

Los seca toallas se pueden purgar de dos formas, de forma manual o con un purgador automática. En ambos casos es una tarea fácil que no nos llevará ni un minuto.

Purgar el secatoallas de forma manual:

Si nos decantamos por esta opción lo primero que debemos hacer es desconectar la calefacción, o apagar el termostato al menos una hora antes de purgarlo. Esto hará que el aire acumulado dentro de los radiadores – toallero suba y se quede en la parte superior del mismo.

Pasos a seguir:

  1. Buscaremos el tornillo superior del radiador y la pieza en forma de tubo de salida de aire, el purgador.
  2. Colocaremos un recipiente de plástico, cubo o cuenco debajo de la salida del purgador.
  3. Desenroscaremos el tornillo con un destornillador y dejaremos salir el aire acumulado. Cuando termine de salir el aire también saldrán agua (unas gotas o un chorro).
  4. Si vemos que el agua que sale es oscura, dejaremos que siga saliendo hasta que sea transparente. En el momento que el agua sea transparente y salga un chorro, ya se puede girar el tornillo con el destornillador y cerrar la salida de agua.
  5. Para finalizar, con un paño o papel de cocina limpiaremos las gotitas de agua que se hayan podido quedar en el purgador.

Purgar el radiador toallero con purgador automático:

Por otra parte, tal y como hemos comentado existe la opción de purgar el radiador de forma automática.

El purgador automático es un repuesto fácil de utilizar que permite mantener en optimas condiciones los sistemas térmicos, mejorando su seguridad y eficiencia.

Se basa en el principio de flotación de los cuerpos sumergidos en un fluido. Cuando en el tubo del purgador no hay aire acumulado, el flotador permanece en posición elevada y gracias al mecanismo interno el obturador se queda cerrado.

¿Cada cuánto se debe purgar el radiador toallero?

Normalmente, lo recomendado es hacerlo una vez al año. Aunque también dependerá del tipo de instalación que tengamos y la antigüedad de la caldera.
Como hemos comentado antes, lo ideal es tocar el radiador por la parte superior o detectar si hacen algún ruido para confirmar que debemos purgarlos.

Beneficios de sacar el aire al radiador toallero

Sacando el aire de nuestro seca toallas conseguiremos:

  1. Ahorrar en el gasto de nuestra calefacción.
  2. Revisar periódicamente la instalación de nuestro baño por si debemos cambiar algún elemento.
  3. Alargar la vida útil de nuestros radiadores toallero y que no se nos estropeen.