663 579 711 | 911 968 011 info@ibanos.com
Seleccionar página
Puntúa esta noticia

Los platos de ducha son preferidos ante las bañeras por sus múltiples ventajas. Son más seguros y accesibles, su mantenimiento es fácil y dan sensación de amplitud, al mantenerse al nivel del suelo.
Esto hace que cada vez más personas apuesten por los platos de ducha, buscando baños funcionales y con un aire más moderno y actualizado. No obstante, antes de ponerse manos a la obra, es conveniente aprender un poco más sobre los distintos platos de ducha que puedes encontrar y qué medidas necesitan tener para adaptarse a tu baño.

Factores a tener en cuenta para elegir las medidas del plato de ducha

Si te tienes que decantar por un plato de ducha entre cientos de opciones, lo mejor es asegurarse de que escogerás las medidas que más se ajusten a tu baño. Es importante planificar bien cada decisión, ya tengas un baño pequeño o enorme, para evitar que el espacio parezca abarrotado o, por el contrario, una gran sala con una ducha en el centro.
Para acertar con tu elección debes considerar:

  • Dimensiones y forma del baño
  • Colocación del resto de piezas y muebles
  • Tamaños mínimos para una ducha funcional y cómoda
  • Espacio mínimo de acceso a la ducha de 60 cm

Para baños cuadrados y pequeños, puedes optar por un plato de ducha semicircular o cuadrado, que quede en una de las esquinas. Si el baño es más bien alargado, lo mejor es colocar el plato de ducha, que se ajuste al espacio, al final del mismo. En baños muy grandes puedes colocar plato de ducha y bañera uno junto al otro pegados a una de las paredes, por ejemplo.
Hay muchas opciones posibles, pero lo más importante es asegurarse de que cuentes con el espacio suficiente para que la ducha sea cómoda.

Medidas y espacio mínimo para una ducha funcional

Cuando consideremos el espacio para ducharnos tenemos que pensar en dos momentos:

  • Entrada y salida de la ducha
  • La propia ducha

Para la entrada y salida, el espacio mínimo que ya hemos comentado es de 60 cm, pero repetimos, es el mínimo. Lo ideal son 80-90 cm de acceso, siempre que sea posible. No recomendamos tampoco dejar la ducha aislada, muy separada del resto de piezas, ya que aunque sea funcional puede dar lugar a una composición un tanto extraña.
En cuanto a la ducha, las medidas más pequeñas de los platos de ducha no diseñados a medida suelen ser 70×70 cm y no recomendamos menos. Este espacio es el mínimo para poder enjabonarse con tranquilidad, coger y dejar productos, etc. Aunque 70×70 pueda ser suficiente, un espacio de ducha más cómodo podría tener unas medidas aproximadas de 90 x120 cm. En cuanto a medidas máxima, es mejor que no supere los 200 cm de largo, para que mantenga las dimensiones típicas de una ducha y no se convierta en un espacio inútil.

Espacios

Tamaño mínimo

Tamaño ideal

Tamaño máximo

Entrada y salida de la ducha 60 cm 80-90 cm 95-10cm
Ducha 70×70 cm 90×90 cm o 90×140 cm 100×200 cm

Medidas estándar en los platos de ducha

Aunque hay gran variedad, las dimensiones de los platos de ducha se mantienen entre los 70 y 100 cm por lado en los cuadrados, y entre los 90 cm y los 200 cm en los platos rectangulares. El grosor de los mismos dependerá del material, siendo normalmente de 3 centímetros, aunque puedan subir a los 5cm, e incluso 7 cm en los platos de ducha de piedra.

Platos de ducha rectangulares

Las medidas de los platos de ducha rectangulares más comunes son 70×90, 70×100 y 70×120 cm. Si buscamos una ducha de mayor tamaño podemos considerar invertir en un plato de ducha fabricado a medida. Si nuestra intención es reemplazar la bañera por un plato más funcional, estas medidas suelen ser idénticas a las de las bañeras.

Platos de ducha cuadrados

Los platos de ducha cuadrados oscilan entre los 70×70, 80×80, 90×90 y 100×100 cm, asegurando espacio suficiente para ducharse cómodamente. Suponen una gran opción para baños pequeños o si se quiere pasar de un baño grande con bañera a dos baños con plato de ducha.

Platos de ducha semicirculares

Estos platos de ducha pueden medir 75×75, 80×80, 90×90 o 100×100 cm, lo que los hace muy convenientes para baños pequeños, especialmente a la hora de asegurar espacio de acceso a la ducha.