663 579 711 | 911 968 011 info@ibanos.com
Seleccionar página
Puntúa esta noticia

Un radiador toallero para el cuarto de baño es la mejor opción, ya que además de secar la toalla nos permitirá tener el baño caldeado y estar cómodos antes y después de la ducha o baño.

Existen diferentes radiadores. Sin duda, los fabricados en acero inoxidable son la mejor opción para el espacio de baño. A diferencia de los de aluminio los de acero gracias a los avances de los últimos años, soportan mejor la corrosión y ofrecen una mayor durabilidad.

No obstante, si nuestro radiador es de aluminio no tiene porque oxidarse con el mantenimiento adecuado. Pero, ¿qué podemos hacer en el caso de que nuestro radiador toallero se oxide?

Cómo limpiar el óxido de un radiador toallero cromado:

No es habitual que el óxido salga en ambientes húmedos como el baño. No obstante, el motivo principal por el que suele salir es debido a la pérdida de agua de las juntas. Si no se hace nada cuanto esto sucede, es posible que el óxido acabe cubriendo gran parte del radiador.

Para eliminarlo existen productos específicos, que son fáciles de aplicar y muy efectivos.

En primer lugar debemos comenzar limpiando por completo el radiador con jabón y agua con un paño. Esto hará que el producto posterior se adhiera mejor y además podamos ver con mayor claridad donde está el óxido. Cubre el suelo y la pared para evitar ensuciar nada.

Posteriormente aplicamos pulimento liquido para cromo en la zona afectada con un paño y dejamos actuar. El pulimento líquido se utiliza para superficies esmaltadas, cromadas, de plástico, cristales, etc., en radiadores, automóviles, motos, muebles o  electrodomésticos. Este producto renueva, limpia, pule, abrillanta y protege las superficies tratadas.

Por último, simplemente debemos aclarar la zona con agua limpia y secarla.

El fabricante de radiadores CICSA, lo enseña muy bien en el vídeo explicativo que podemos ver a continuación: