663 579 711 | 911 968 011 info@ibanos.com
Seleccionar página
Puntúa esta noticia

Los lavabos suspendidos además de ser prácticos son muy decorativos.

¿Por qué elegir lavabos suspendidos para tu cuarto de baño?

Los lavabos suspendidos son estupendos cuando tenemos problemas de espacio en el baño. En revistas de decoración cuando el espacio es reducido este tipo de lavabos son los más utilizados para sacar partido al baño.

Los lavabos suspendidos se colocan directamente sobre la pared, sin necesidad de apoyarlos sobre un mueble de baño suspendido o un mueble de baño con patas.

De esta forma la tubería y sifón quedan al descubierto creando una combinación que consigue crear un aire vintage o retro en el cuarto de baño. Actualmente existen sifones y válvulas decorativas muy elegantes que aportan gran valor decorativo al conjunto del baño.

Ventajas de los lavabos suspendidos:

  • Optimizan el espacio es baños pequeños, creando una sensación óptica de mayor amplitud y espacio en la habitación.
  • Se puede completar con muebles auxiliares más pequeños, como cajoneras, módulos, estantes o cestas de mimbre o tela.
  • Mejoran el movimiento por la estancia ya que no tenemos un mueble de baño grande y permiten acercarse mejor a la hora de lavarnos las manos, cepillarnos los dientes…
  • Al ser más pequeños se limpian más fácilmente que un mueble convencional y al no tener apoyo al suelo permiten limpiar mejor el mismo.
  • Se pueden encontrar fabricados en diferentes materiales y acabados para conseguir el estilo que más nos guste.
  • Se pueden lavabos mini para cuartos de baño muy pequeños o aseos.
  • Se encuentran con precios bastante económicos.