663 579 711 | 911 968 011 info@ibanos.com
Seleccionar página
Puntúa esta noticia

Cómo limpiar la bañera al completo

La tarea de limpiar una bañera al completo puede ser relativamente sencilla, sin embargo, con el paso del tiempo los materiales se pueden ir degradando e ir dando lugar a manchas más complejas de eliminar. Si no prestamos especial atención a este factor, la suciedad puede incrustarse y penetrar en zonas especialmente sensibles, haciendo mucho más difícil dejar nuestra bañera completamente limpia.

En las siguientes líneas encontrarás una serie de consejos y técnicas que bien podrían resultarte interesante aplicar si tu intención es limpiar la bañera para dejarla como el primer día.

Productos y útiles necesarios

Para poder obtener los mejores resultados, los productos y útiles necesarios más recurridos para limpiar la bañera al completo son detergentes y compuestos similares que estén especialmente enfocados en el cuidado de los materiales con los que están fabricadas. El cepillado agresivo no es una muy buena idea si contamos con elementos porcelánicos, por lo que la esponja es una alternativa realmente efectiva.

Además de los detergentes convencionales, la limpieza de una bañera también puede efectuarse con una mezcla de jabón neutro y agua, solución ideal para eliminar bacterias y la suciedad que podría acumularse en las paredes.

Aunque más adelante tendrás una serie de procedimientos para para limpiar la bañera de una forma más detallada, la lejía mezclada con agua y el bicarbonato con vinagre son otras soluciones potentes a la hora de desinfectar y acabar con cualquier mancha que pudiera encontrarse tanto en esquinas como en la estructura central de la bañera.

Formas de limpiar la bañera

Hay muchas formas de enfrentarse a la suciedad de nuestra bañera, aplicando diferentes soluciones y productos que, gracias a sus propiedades desinfectantes e higiénicas, lograrán ofrecer unos resultados brillantes. Para poder detallar cada una de las diferentes formas de limpiar la bañera al completo hemos listado y seleccionado las que mejores resultados ofrecen.

Con detergente o limpiabaños

Una de las formas más habituales para limpiar la bañera. El detergente posee las propiedades adecuadas para conseguir eliminar la suciedad superficial de la bañera, mientras que, por otra parte, el limpiabaños es una solución que también incluye componentes especialmente creados para erradicar cualquier resto. Su aplicación es sencilla, bastará con pulverizar o aplicar la solución sobre la zona y frotar con un trapo o esponja. En algunos casos será necesario aclarar con agua una vez se haya trabajado.

Jabón neutro y agua tibia

El jabón neutro permite no dañar las superficies al carecer de componentes abrasivos como las lejías o el amoníaco que, aplicados sin control podrían dañar la estructura y generar decoloraciones o incluso roturas. Estas propiedades permiten eliminar los restos de suciedad de la bañera gracias en parte a la combinación con agua tibia. La forma de aplicarse es similar, ya que tan solo necesitaremos de una esponja o paño para ir limpiando la bañera mediante movimientos circulares.

Agua, lejía y detergente

La lejía es un elemento que puede dañar más que limpiar, por eso es fundamental conocer primero el tipo de material de tu bañera y, si el fabricante lo aconseja, aplicarlo con moderación. Normalmente, su concentración es baja gracias a la combinación de agua con el propio detergente, por lo que no habría problema en humedecer una esponja en esta solución diluida y comenzar a realizar movimientos circulares hasta eliminar cualquier rastro de suciedad. En este caso, sí es recomendable aclarar con agua después.

Vinagre y bicarbonato

Son la mejor combinación para bañeras que ya llevan mucho tiempo instaladas y, por el uso y el paso del tiempo, han ido acumulando suciedad e incluso óxido por la presencia de otros elementos metálicos cercanos. El vinagre es un potente limpiador y desinfectante, mientras que el bicarbonato permitirá desincrustar cualquier resto que pudiera estar adherido a la superficie y que, con cualquiera de las otras formas anteriores sería imposible quitar. En este caso, será vital dejar la solución aplicada durante 30 minutos antes de aclarar con agua.

Agua oxigenada

El agua oxigenada es uno de los remedios más interesantes para limpiar la bañera al completo, sus propiedades hacen que sea especialmente eficaz en manchas amarillentas que pueden salir en determinadas zonas de la bañera con el paso de los años. Bastará con rociar la zona manchada y frotar con un paño. Al cabo de 30 minutos podremos retirar los restos con agua.

Ácido cítrico

El ácido cítrico es un elemento muy empleado en la limpieza de grifería y prendas de vestir. Sus propiedades para eliminar las calcificaciones del metal, así como muchos otros residuos que se van generando durante el tiempo, hacen de este concentrado un elemento muy útil para la limpieza de la bañera. Habrá que diluirlo en agua para después aplicar sobre la zona a limpiar mediante un trapo o esponja.

Vinagre y sal

El vinagre permite desinfectar y eliminar la suciedad, mientras que la sal actúa exactamente igual que las partículas de bicarbonato, permitiendo arrastrar una mayor cantidad de residuos de la bañera. La forma de aplicarlo es similar a los procesos anteriores. Aunque se puede realizar humedeciendo un trapo en la solución, es aconsejable efectuarlo también con una esponja que permita absorber tanto el producto como la suciedad. Después habrá que aclarar la zona con agua, si es a presión, mejor.

Bicarbonato y peróxido de hidrógeno

Esta mezcla es ideal para recuperar el blancor y tonalidad original de la bañera, pero hay que emplearlo solo en las zonas afectadas, procurando usar siempre un pequeño cepillo actuando solo sobre el área en concreto. Su combinación proporciona una pasta blanquecina ideal para este tipo de tareas en las que deseamos eliminar una mancha tan adherida que ha afectado a la primera capa de la bañera. Después de 5 minutos de acción, no te olvides de aclarar la zona con abundante agua.

Cómo quitar el moho de la silicona de la bañera

Aparte del inconveniente estético que genera el moho en una bañera, también podría ocasionar problemas para la salud, provocando alergias, irritaciones en la piel o incluso complicaciones respiratorias. Por eso es imprescindible controlar su estado y eliminarlo lo antes posible de las zonas en las que es más frecuente su aparición, como son juntas y zonas en las que la humedad y escasa ventilación están presentes.

Para poder quitar el moho de la silicona de una bañera, principal zona donde se acumula con mayor facilidad, tendremos que seguir una serie de recomendaciones prácticas que allanarán el camino para lograr una limpieza total:

  1. Lo primero que tenemos que hacer es emplear vinagre blanco con bicarbonato en un pulverizador, cerrarlo y dejar que la solución se mezcle.
  2. Una vez listo, pulverizar las juntas de silicona a conciencia y dejar que actúe durante 20 minutos.
  3.  Pasado este tiempo, cogeremos un cepillo de dientes y procederemos a frotar a conciencia la zona, comprobando cómo va eliminándose el moho de la propia silicona.
  4.  Puede darse el caso en el que el moho se encuentre dentro de los pequeños espacios que ha ido dejando la silicona entre la pared, razón por la cual será necesario eliminarla y renovarla por un producto sellador nuevo.

Cómo blanquear la bañera

Para blanquear la bañera y dejarla como el primer día es necesario utilizar una solución que no dañe el material del que están fabricadas, así como su capa de esmalte exterior. Por esta razón es fundamental aplicar elementos que no sean abrasivos, y si lo fueran, en una proporción reducida y diluidos con abundante agua. Aquí tienes algunas de las opciones más efectivas para lograrlo:

Con vinagre y agua caliente

  1. Utilizaremos un pulverizador lleno de vinagre y rociaremos toda la superficie de la bañera, para que la solución quede impregnada por todas las paredes y base.
  2. Dejaremos transcurrir unos 40 minutos y comenzaremos a llenar la bañera de agua caliente para que se mezclen ambos elementos.
  3.  Una vez se enfríe el agua, solo habrá que vaciar la bañera y frotar con una esponja.

Con vinagre, bicarbonato y agua caliente

  1. Fabrica una pasta espesa con bicarbonato y agua
  2. Extiéndela sobre toda la bañera y acto seguido pulveriza todo con vinagre blanco.
  3. Deja que pasen 20 minutos y pasa a aclarar toda la zona con agua tibia y un trapo. Los resultados son visibles nada más lavar la superficie, pues el efecto del bicarbonato hace que la suciedad se elimine por completo.

Con vinagre y sal

  1. En un pulverizador incluiremos dos cucharadas de sal y algo menos de media botella de vinagre blanco.
  2. Aplicaremos la solución por toda la superficie, esparciéndola y frotando con un paño.
  3. Dejaremos que actúe unos 30 minutos y después aclararemos con abundante agua toda la bañera.

Cómo limpiar una bañera vieja

Las bañeras viejas poseen la particularidad de contar con unos materiales bastante desgastados por el uso, por lo que es probable que la suciedad y oxidación también hayan hecho acto de presencia. Para poder limpiarla de forma adecuada sin dañarla, es imprescindible llevar cuidado con los agentes abrasivos, pues el esmalte de éstas es probable que se encuentre bastante deteriorado e impida trabajarla en las mejores condiciones.

No obstante, las soluciones a base de vinagre y una pequeña proporción de bicarbonato, harán que los restos de suciedad, junto con el moho y las manchas por oxidación, terminen desapareciendo. El jabón neutro y los detergentes son también un buen recurso para emplear una vez hayamos conseguido eliminar la suciedad incrustada y más compleja. Limpiar una bañera al completo, si además es vieja, requiere aplicar estos consejos para lograr el mejor de los resultados posible.