663 579 711 | 911 968 011 info@ibanos.com
Seleccionar página
Cómo purgar un radiador toallero

Cómo purgar un radiador toallero

¿Qué significa purgar un radiador?

La palabra purgar hace referencia a “eliminar de una cosa lo peligroso o dañino”. En el caso de los radiadores toallero el peligro que se puede generar es que se acumule el aire en el circuito de agua.

Este aire hará que el agua no circule libremente por todos los elementos del radiador de forma que no se calentará completamente. Además, hará que nuestro consumo de calefacción suba y por lo tanto también la factura.

(más…)

Medidas del plato de ducha ¿Cuál es el tamaño ideal para tu baño?

Los platos de ducha son preferidos ante las bañeras por sus múltiples ventajas. Son más seguros y accesibles, su mantenimiento es fácil y dan sensación de amplitud, al mantenerse al nivel del suelo.
Esto hace que cada vez más personas apuesten por los platos de ducha, buscando baños funcionales y con un aire más moderno y actualizado. No obstante, antes de ponerse manos a la obra, es conveniente aprender un poco más sobre los distintos platos de ducha que puedes encontrar y qué medidas necesitan tener para adaptarse a tu baño.

Factores a tener en cuenta para elegir las medidas del plato de ducha

Si te tienes que decantar por un plato de ducha entre cientos de opciones, lo mejor es asegurarse de que escogerás las medidas que más se ajusten a tu baño. Es importante planificar bien cada decisión, ya tengas un baño pequeño o enorme, para evitar que el espacio parezca abarrotado o, por el contrario, una gran sala con una ducha en el centro.
Para acertar con tu elección debes considerar:

  • Dimensiones y forma del baño
  • Colocación del resto de piezas y muebles
  • Tamaños mínimos para una ducha funcional y cómoda
  • Espacio mínimo de acceso a la ducha de 60 cm

Para baños cuadrados y pequeños, puedes optar por un plato de ducha semicircular o cuadrado, que quede en una de las esquinas. Si el baño es más bien alargado, lo mejor es colocar el plato de ducha, que se ajuste al espacio, al final del mismo. En baños muy grandes puedes colocar plato de ducha y bañera uno junto al otro pegados a una de las paredes, por ejemplo.
Hay muchas opciones posibles, pero lo más importante es asegurarse de que cuentes con el espacio suficiente para que la ducha sea cómoda.

Medidas y espacio mínimo para una ducha funcional

Cuando consideremos el espacio para ducharnos tenemos que pensar en dos momentos:

  • Entrada y salida de la ducha
  • La propia ducha

Para la entrada y salida, el espacio mínimo que ya hemos comentado es de 60 cm, pero repetimos, es el mínimo. Lo ideal son 80-90 cm de acceso, siempre que sea posible. No recomendamos tampoco dejar la ducha aislada, muy separada del resto de piezas, ya que aunque sea funcional puede dar lugar a una composición un tanto extraña.
En cuanto a la ducha, las medidas más pequeñas de los platos de ducha no diseñados a medida suelen ser 70×70 cm y no recomendamos menos. Este espacio es el mínimo para poder enjabonarse con tranquilidad, coger y dejar productos, etc. Aunque 70×70 pueda ser suficiente, un espacio de ducha más cómodo podría tener unas medidas aproximadas de 90 x120 cm. En cuanto a medidas máxima, es mejor que no supere los 200 cm de largo, para que mantenga las dimensiones típicas de una ducha y no se convierta en un espacio inútil.

Espacios

Tamaño mínimo

Tamaño ideal

Tamaño máximo

Entrada y salida de la ducha 60 cm 80-90 cm 95-10cm
Ducha 70×70 cm 90×90 cm o 90×140 cm 100×200 cm

Medidas estándar en los platos de ducha

Aunque hay gran variedad, las dimensiones de los platos de ducha se mantienen entre los 70 y 100 cm por lado en los cuadrados, y entre los 90 cm y los 200 cm en los platos rectangulares. El grosor de los mismos dependerá del material, siendo normalmente de 3 centímetros, aunque puedan subir a los 5cm, e incluso 7 cm en los platos de ducha de piedra.

Platos de ducha rectangulares

Las medidas de los platos de ducha rectangulares más comunes son 70×90, 70×100 y 70×120 cm. Si buscamos una ducha de mayor tamaño podemos considerar invertir en un plato de ducha fabricado a medida. Si nuestra intención es reemplazar la bañera por un plato más funcional, estas medidas suelen ser idénticas a las de las bañeras.

Platos de ducha cuadrados

Los platos de ducha cuadrados oscilan entre los 70×70, 80×80, 90×90 y 100×100 cm, asegurando espacio suficiente para ducharse cómodamente. Suponen una gran opción para baños pequeños o si se quiere pasar de un baño grande con bañera a dos baños con plato de ducha.

Platos de ducha semicirculares

Estos platos de ducha pueden medir 75×75, 80×80, 90×90 o 100×100 cm, lo que los hace muy convenientes para baños pequeños, especialmente a la hora de asegurar espacio de acceso a la ducha.

Cómo cambiar el grifo de cocina

Cómo cambiar un grifo de cocina

Es innegable que una de las primeras cosas que nos fijamos al llegar a una casa nueva es en el estado de la cocina ya que es una de las partes de la casa en la que más tiempo pasaremos. La grifería es una de las partes más primordiales de la cocina, un fallo en su funcionamiento puede suponer atascos en las tuberías, mal olor y un coste mucho mayor a largo plazo. En este artículo veremos como podemos cambiar un grifo de la cocina de forma adecuada.

Partes de un grifo de cocina

Válvulas

Se encuentra en el interior del grifo y es la parte responsable de decidir si el agua sale fría o caliente. Hay distintos tipos de válvulas existentes:

  • Compresión: Característico de los grifos bimando, se activa mediante el giro de una tuerca de compresión. Estos grifos en la actualidad cada vez se están usando menos pero aun así se pueden encontrar en cualquier ferretería o tienda especializada en productos del hogar.
  • Grifo de bola: Este es el tipo de grifo que menos mantenimiento y reparaciones necesita, se activa mediante una bola movida por el asa del grifo. Es de los más típicos, al levantar la maneta del asa, esta tira de la bola hacia arriba lo que permite el correcto flujo del agua.
  • Discos de cerámica: El más resistente de todos, en vez de usar discos aislantes de goma, los usa de cerámica alternándose entre ellos para así determinar el flujo y temperatura del agua.
  • Cartucho: En vez de usar discos de goma, usan los llamados cartuchos, aunque son los más complejos, muchas veces solo hace falta cambiar el cartucho para arreglarlos.

Asas

Parte móvil del grifo que mediante el movimiento ejercido por el usuario permite o restringe el paso del agua a través del grifo. Por lo general suelen ser de plástico y en algunos casos la podemos encontrar en aluminio, esta parte es meramente estética, solo importa si el grifo es de bola ya que en ese caso tan solo podrás usar un asa de tipo “palanca”.

Cuerpo

La parte física del grifo, la cual actúa como extremo del circuito siendo la zona en la que vemos el agua fluir hacia el fregadero. En este caso hay total libertad de escoger el cuerpo que más te guste a ti. Suelen ser frecuente los cuerpos de plástico, los de aluminio o distintas aleaciones metálicas, los extensibles para poder facilitar la tarea de rellenar distintos recipientes y en algunos casos se llegan a usar grifos de mármol en viviendas de lujo.

Latiguillo y vástago

El latiguillo se refiere a los conductos que actúan como canal para transportar el agua desde la llave de paso hasta el grifo, mientras que el vástago es la pieza encarga de mantener el grifo anclado al salpicadero.

Cambiar el grifo del fregadero paso a paso

Una vez conocemos los nombres de las principales parte de un grifo, pasemos a explicar paso a paso cómo cambiarlo:

  1. Lo primero que debemos hacer es cortar las llaves de paso del agua.
  2. Posteriormente, abrir el grifo para eliminar el agua restante que pueda haber en el circuito.
  3. Lo siguiente que tendremos que realizar será soltar los latiguillos con cierto cuidado, ya que pueden soltar un poco de agua.
  4. Una vez soltemos los latiguillos, desmontamos el grifo entero.
  5. Ahora, cogeremos nuestro nuevo grifo y verificaremos que los latiguillos coinciden y los introduciremos.
  6. Después ajustaremos el vástago.
  7. Introducimos la goma de sujeción
  8. Colocamos el grifo en el salpicadero para ajustar el pasador y dejarlo totalmente fijo.
  9. Ajustamos los latiguillos a la llave de paso.

Vídeo de ejemplo

Para rematar este tutorial, si por algún motivo hay un paso que nos ha quedado del todo claro y necesitáis un soporte más visual, os dejamos aquí un video con el que veréis como se cambia el grifo de la cocina en unos sencillos pasos que no os requerirán más de 10 minutos de vuestro tiempo.

Cómo limpiar la bañera al completo

Cómo limpiar la bañera al completo

La tarea de limpiar una bañera al completo puede ser relativamente sencilla, sin embargo, con el paso del tiempo los materiales se pueden ir degradando e ir dando lugar a manchas más complejas de eliminar. Si no prestamos especial atención a este factor, la suciedad puede incrustarse y penetrar en zonas especialmente sensibles, haciendo mucho más difícil dejar nuestra bañera completamente limpia.

En las siguientes líneas encontrarás una serie de consejos y técnicas que bien podrían resultarte interesante aplicar si tu intención es limpiar la bañera para dejarla como el primer día.

Productos y útiles necesarios

Para poder obtener los mejores resultados, los productos y útiles necesarios más recurridos para limpiar la bañera al completo son detergentes y compuestos similares que estén especialmente enfocados en el cuidado de los materiales con los que están fabricadas. El cepillado agresivo no es una muy buena idea si contamos con elementos porcelánicos, por lo que la esponja es una alternativa realmente efectiva.

Además de los detergentes convencionales, la limpieza de una bañera también puede efectuarse con una mezcla de jabón neutro y agua, solución ideal para eliminar bacterias y la suciedad que podría acumularse en las paredes.

Aunque más adelante tendrás una serie de procedimientos para para limpiar la bañera de una forma más detallada, la lejía mezclada con agua y el bicarbonato con vinagre son otras soluciones potentes a la hora de desinfectar y acabar con cualquier mancha que pudiera encontrarse tanto en esquinas como en la estructura central de la bañera.

Formas de limpiar la bañera

Hay muchas formas de enfrentarse a la suciedad de nuestra bañera, aplicando diferentes soluciones y productos que, gracias a sus propiedades desinfectantes e higiénicas, lograrán ofrecer unos resultados brillantes. Para poder detallar cada una de las diferentes formas de limpiar la bañera al completo hemos listado y seleccionado las que mejores resultados ofrecen.

Con detergente o limpiabaños

Una de las formas más habituales para limpiar la bañera. El detergente posee las propiedades adecuadas para conseguir eliminar la suciedad superficial de la bañera, mientras que, por otra parte, el limpiabaños es una solución que también incluye componentes especialmente creados para erradicar cualquier resto. Su aplicación es sencilla, bastará con pulverizar o aplicar la solución sobre la zona y frotar con un trapo o esponja. En algunos casos será necesario aclarar con agua una vez se haya trabajado.

Jabón neutro y agua tibia

El jabón neutro permite no dañar las superficies al carecer de componentes abrasivos como las lejías o el amoníaco que, aplicados sin control podrían dañar la estructura y generar decoloraciones o incluso roturas. Estas propiedades permiten eliminar los restos de suciedad de la bañera gracias en parte a la combinación con agua tibia. La forma de aplicarse es similar, ya que tan solo necesitaremos de una esponja o paño para ir limpiando la bañera mediante movimientos circulares.

Agua, lejía y detergente

La lejía es un elemento que puede dañar más que limpiar, por eso es fundamental conocer primero el tipo de material de tu bañera y, si el fabricante lo aconseja, aplicarlo con moderación. Normalmente, su concentración es baja gracias a la combinación de agua con el propio detergente, por lo que no habría problema en humedecer una esponja en esta solución diluida y comenzar a realizar movimientos circulares hasta eliminar cualquier rastro de suciedad. En este caso, sí es recomendable aclarar con agua después.

Vinagre y bicarbonato

Son la mejor combinación para bañeras que ya llevan mucho tiempo instaladas y, por el uso y el paso del tiempo, han ido acumulando suciedad e incluso óxido por la presencia de otros elementos metálicos cercanos. El vinagre es un potente limpiador y desinfectante, mientras que el bicarbonato permitirá desincrustar cualquier resto que pudiera estar adherido a la superficie y que, con cualquiera de las otras formas anteriores sería imposible quitar. En este caso, será vital dejar la solución aplicada durante 30 minutos antes de aclarar con agua.

Agua oxigenada

El agua oxigenada es uno de los remedios más interesantes para limpiar la bañera al completo, sus propiedades hacen que sea especialmente eficaz en manchas amarillentas que pueden salir en determinadas zonas de la bañera con el paso de los años. Bastará con rociar la zona manchada y frotar con un paño. Al cabo de 30 minutos podremos retirar los restos con agua.

Ácido cítrico

El ácido cítrico es un elemento muy empleado en la limpieza de grifería y prendas de vestir. Sus propiedades para eliminar las calcificaciones del metal, así como muchos otros residuos que se van generando durante el tiempo, hacen de este concentrado un elemento muy útil para la limpieza de la bañera. Habrá que diluirlo en agua para después aplicar sobre la zona a limpiar mediante un trapo o esponja.

Vinagre y sal

El vinagre permite desinfectar y eliminar la suciedad, mientras que la sal actúa exactamente igual que las partículas de bicarbonato, permitiendo arrastrar una mayor cantidad de residuos de la bañera. La forma de aplicarlo es similar a los procesos anteriores. Aunque se puede realizar humedeciendo un trapo en la solución, es aconsejable efectuarlo también con una esponja que permita absorber tanto el producto como la suciedad. Después habrá que aclarar la zona con agua, si es a presión, mejor.

Bicarbonato y peróxido de hidrógeno

Esta mezcla es ideal para recuperar el blancor y tonalidad original de la bañera, pero hay que emplearlo solo en las zonas afectadas, procurando usar siempre un pequeño cepillo actuando solo sobre el área en concreto. Su combinación proporciona una pasta blanquecina ideal para este tipo de tareas en las que deseamos eliminar una mancha tan adherida que ha afectado a la primera capa de la bañera. Después de 5 minutos de acción, no te olvides de aclarar la zona con abundante agua.

Cómo quitar el moho de la silicona de la bañera

Aparte del inconveniente estético que genera el moho en una bañera, también podría ocasionar problemas para la salud, provocando alergias, irritaciones en la piel o incluso complicaciones respiratorias. Por eso es imprescindible controlar su estado y eliminarlo lo antes posible de las zonas en las que es más frecuente su aparición, como son juntas y zonas en las que la humedad y escasa ventilación están presentes.

Para poder quitar el moho de la silicona de una bañera, principal zona donde se acumula con mayor facilidad, tendremos que seguir una serie de recomendaciones prácticas que allanarán el camino para lograr una limpieza total:

  1. Lo primero que tenemos que hacer es emplear vinagre blanco con bicarbonato en un pulverizador, cerrarlo y dejar que la solución se mezcle.
  2. Una vez listo, pulverizar las juntas de silicona a conciencia y dejar que actúe durante 20 minutos.
  3.  Pasado este tiempo, cogeremos un cepillo de dientes y procederemos a frotar a conciencia la zona, comprobando cómo va eliminándose el moho de la propia silicona.
  4.  Puede darse el caso en el que el moho se encuentre dentro de los pequeños espacios que ha ido dejando la silicona entre la pared, razón por la cual será necesario eliminarla y renovarla por un producto sellador nuevo.

Cómo blanquear la bañera

Para blanquear la bañera y dejarla como el primer día es necesario utilizar una solución que no dañe el material del que están fabricadas, así como su capa de esmalte exterior. Por esta razón es fundamental aplicar elementos que no sean abrasivos, y si lo fueran, en una proporción reducida y diluidos con abundante agua. Aquí tienes algunas de las opciones más efectivas para lograrlo:

Con vinagre y agua caliente

  1. Utilizaremos un pulverizador lleno de vinagre y rociaremos toda la superficie de la bañera, para que la solución quede impregnada por todas las paredes y base.
  2. Dejaremos transcurrir unos 40 minutos y comenzaremos a llenar la bañera de agua caliente para que se mezclen ambos elementos.
  3.  Una vez se enfríe el agua, solo habrá que vaciar la bañera y frotar con una esponja.

Con vinagre, bicarbonato y agua caliente

  1. Fabrica una pasta espesa con bicarbonato y agua
  2. Extiéndela sobre toda la bañera y acto seguido pulveriza todo con vinagre blanco.
  3. Deja que pasen 20 minutos y pasa a aclarar toda la zona con agua tibia y un trapo. Los resultados son visibles nada más lavar la superficie, pues el efecto del bicarbonato hace que la suciedad se elimine por completo.

Con vinagre y sal

  1. En un pulverizador incluiremos dos cucharadas de sal y algo menos de media botella de vinagre blanco.
  2. Aplicaremos la solución por toda la superficie, esparciéndola y frotando con un paño.
  3. Dejaremos que actúe unos 30 minutos y después aclararemos con abundante agua toda la bañera.

Cómo limpiar una bañera vieja

Las bañeras viejas poseen la particularidad de contar con unos materiales bastante desgastados por el uso, por lo que es probable que la suciedad y oxidación también hayan hecho acto de presencia. Para poder limpiarla de forma adecuada sin dañarla, es imprescindible llevar cuidado con los agentes abrasivos, pues el esmalte de éstas es probable que se encuentre bastante deteriorado e impida trabajarla en las mejores condiciones.

No obstante, las soluciones a base de vinagre y una pequeña proporción de bicarbonato, harán que los restos de suciedad, junto con el moho y las manchas por oxidación, terminen desapareciendo. El jabón neutro y los detergentes son también un buen recurso para emplear una vez hayamos conseguido eliminar la suciedad incrustada y más compleja. Limpiar una bañera al completo, si además es vieja, requiere aplicar estos consejos para lograr el mejor de los resultados posible.

 

Platos de ducha de resina y carga mineral

Platos de ducha de resina y carga mineral

Todos buscamos para nuestro baño un plato de ducha bonito y de larga duración. Sin duda los platos de ducha de resina y carga mineral son la mejor opción y responderán perfectamente a todas nuestras necesidades.

Composición de los platos de ducha de resina y carga mineral:

Estos tipos de platos están fabricados a base de una mezcla de resinas de poliéster y cargas minerales de última generación como el cuarzo, aluminas, carbonatos cálcicos, marmolinas, etc. Normalmente están acabados con un recubrimiento de Gel Coat antibacteriano.

(más…)

Accesorios de baño para discapacitados y movilidad reducida

Accesorios de baño para discapacitados y movilidad reducida

La mayoría de las personas pasamos mucho tiempo en el cuarto de baño y realizamos nuestras tareas de higiene diaria de forma automática.

Ducharnos, lavarnos los dientes, hacer pis… En ocasiones, estas tareas de higiene básicas y sencillas para nosotros pueden ser muy dificultosas o imposibles paraancian otras personas.

Por ello, si en nuestro hogar hay personas con movilidad reducida o algún tipo de discapacidad física es conveniente adaptarlo a sus necesidades y mejorar su accesibilidad facilitando así la realización de dichas tareas.

(más…)

Elegir espejo para el cuarto de baño

Elegir espejo para el cuarto de baño

El espejo de baño merece mucha más atención de la que recibe. Lo usamos todos los días, pero el espejo no solo tiene aspectos prácticos para ofrecer. Los espejos de baño únicos inyectan una dosis de estilo y personalidad, y transforman incluso los baños más sencillos y anodinos. Te damos unos cuantos consejos para que decidas el espejo ideal para tu cuarto de baño.

(más…)